MO CHEEKS SE EMOCIONÓ EN SALÓN DE LA FAMA

Mo Cheeks ya es miembro del Salón de la Fama NBA. Una leyenda más de los Sixers en el club más selecto de la liga. El legendario jugador no pudo contener la emoción y se ganó el corazón de los presentes. La ceremonia también albergó los nombramientos de otras leyendas como Steve Nash, Ray Allen, Grant Hill y Jason Kidd.

El asistente de Oklahoma City Thunder no quería llorar durante su discurso, pero fue misión imposible. Mo Cheeks dedicó sus mejores palabras y sus únicas lágrimas a su querida madre. Sin ella no hubiera llegado tan alto. Su madre ha sido la mejor entrenadora que ha tenido durante toda su vida.

Mo Cheeks estuvo acompañado en la ceremonia por Billy Cunninham y Julius Erving, dos leyendas de Sixers. En su discurso se acordó muy especialmente del equipo, de aquella plantilla del 83, y de los aficionados. Cheeks sacó el aplauso del público cuando nombró al gran Andrew Toney, uno de los mejores anotadores de la historia. El momento más emotivo llegó cuando se acordó de su madre. El Dr. J. tuvo un gran gesto al levantarse para consolarlo y apoyarlo.

Cheeks promedió 9.7 puntos, 5.6 asistencias, 3 rebotes y 1.5 robos en once temporadas con los Sixers. Terminó su carrera NBA a los 36 años de edad, como jugador reserva en New Jersey. Posteriormente, tuvo varios años como asistente de Larry Brown en los Sixers, y llegó a ser entrenador jefe del equipo. Su paso como entrenador de los Sixers fue caótico, lleno de polémica por los resultados y la marcha de Iverson.

Desde aquí le mandamos la enhorabuena a uno de los mejores jugadores de la historia de los Sixers. Os dejo con su discurso en la ceremonia del Salón de la Fama.

5 Comentarios

  • Waooo grande cheeks, lo k pense tenía numeros mas ofensivos, muy normalito realmente, me lo goze en grande ese campeonato del 83, en hora buena maurice.

  • Maurice, un enorme base pero, aún más, un extraordinario jugador de equipo. Su contribución a aquellos gloriosos Sixers fue mucho mayor de lo que comúnmente suele reconocerse.

  • Cómo Iverson me sorprende gratamente sus números, pero ése es otro ejemplo más de ls importancia de las intangibles. Clave en el título del 83 y hombre de equipo y compromiso. Una referencia.

  • Grande Mo Cheeks! Clave en el título para el Dr J, incluso el mate final que hace con el título ganado (si se la hubiese pasado a Julius no se. qué se habría inventado). Un base de los de antes, mandando en el juego… obviemos la etapa de entrenador de los Sixers ; como jugador merece estar en el Hall of Fame!